viernes, 27 de noviembre de 2009

¿Qué dices, Haneke?



Entiendo eso. Lo entiendo. Sí, la reencarnación, o lo que quieras hacer con Él. Sin rebecas, sin escalones,con sogas, con pájaros. Los silencios, las tomas lentas, detalladas. Lo entiendo. El blanco perfecto. El negro profundo. Dañino. Y de repente la imagen te sacude, te hipnotiza, impacto fotográfico fugaz. Continúa la película.
La historia me aburre.
Aislados. Sí.
Protestantes.Jum.
Niños terrorificos. El pastor ¡Dios! que los castiga, pero son sus hijos. Suyos ¿Qué hacer con hijos pecadores? Mirar hacia otra parte ¿Eso hizo dios según Haneke?
¿Y la guerra?
¿Empezaron la guerra esos niños perversos?
Los niños perversos de la Primera Guerra Mundial son los causantes de la Segunda?
Una madre que huye ¿de sus hijos?¿De ella?
Y ni rastro de violencia ¿Dónde? Por todas partes.
El silvido del látigo.
La consulta del médico.
El sexo durante el almuerzo.
Los silencios.
Las miradas clavadas.
Un aro morado al rededor de sus ojos, de sus ojos azules de cromosoma sumado. Violencia.
La disciplina en todas las escenas. Estrictamente militar. Solemne mirada cinematográfica.
Sutil.
Ya me tiene.
Cada vez me gusta más esta película que no me gustó.
Falsa realidad.
Vidas austeras.
Dogma?
Vida.
Alemania.
El heno.
Las coles.
La iglesia.
La nobleza.
¿Qué dices, Haneke?
Una guerra para abandonar las viejas costumbres. Los malos y longevos hábitos. Provincianismo. Pero...¿Pero es necesaria una guerra? ¿Una guerra para ser modernos? ¿Mundial? Global. La revolución industrial dejó mucho trabajo por hacer. Una guerra que deje fuera a los hombres, para cambiar los mandos, sin decir.
Premonición de otra peor...¿Genocidio? Niño y niña rubios, arios, moviendo los hilos de un pueblo sin que nadie sepa, hasta que todo pasa. Hasta que el poder les llega. ¿Y cómo no podría perdonarlos su propio padre? Un padre siempre perdona.
¿Cuando dejarán los alemanes de psicoanalizar su culpa, su segundo pecado original?
Ruido.
Silencio en la sala.
Un pájaro muerto. Hitchcock nos guiña un ojo. Ayer fui al cine a ver un remake. O no. Seguir sus pasos.
La bicicleta.
La institutriz.
La escuela.
El maestro.
La disciplina.
La espera.
Los plazos.
El tiempo.
Los coches de caballo.
Violación. No.

Piano...disciplina.
Castigo...disciplina.

Un lazo blanco para preservar la inocencia. Pero de nada sirve si ya se ha perdido. Si nunca ha existido. Un lazo blanco que perdone sus pecados. Los nuevos y los viejos. Una excusa.
Un lazo blanco que los proteja de ellos mismos. Que te permita curarte de ti. ¿Pero que pasará cuando lo cortemos?Que nadie, nada, estará a salvo. Estallará una guerra, porque tú eras la guerra. Adiós al blanco, al puro, lo cambiarás por el rojo.

ROJO.

Y la mujer.
Siempre ella más perversa. Zorra. Achicando al hombre, controlándolo. El demonio es mujer. Quizás lo sea. Pero la guerra es poder. Y el poder es un juego de hombres.
El mal y la guerra. Distintos géneros.

¿Qué dices, Haneke?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada